Navidad sin complicaciones

¿Qué es la Navidad? Pues como la mayoría de nosotros sabemos, la Navidad es una festividad cristiana. En ella se celebra el nacimiento de Jesús. Aunque este momento del año ya era en la época romana una festividad pagana.

Bien. Ahora que sabemos esto, ¿en qué se está convirtiendo la Navidad?

Hace algún tiempo que dejé de celebrar la Navidad por su verdadera definición religiosa. La celebro, y con poco entusiasmo, porque es el momento más bonito del año: las luces, el hecho de adornar el árbol, decorar, en lo que se pueda, la casa… Otro motivo por el que me gusta este momento es porque nací el 31 de diciembre. Sí, querido lector, no tuve otro momento para nacer.

El problema reside en que, ahora, todo el mundo prefiere gastar lo que no tiene para vivir la Navidad mejor. O eso es lo que yo percibo cuando veo las noticias (un día a la semana). Todo el mundo se queja de la crisis —que sigue estando, seguirá, y otra que viene—, de los precios del marisco…

¿A todo el mundo se le ha ido la cabeza? ¿Lo más importante no es comer en familia? Lo que se pueda comer es otra cosa. Yo prefiero comer un caldo hecho con cariño que dos bandejas de marisco por cabeza. Me quedo con cenar lo poco que se pueda, pero tener una buena compañía a mi alrededor.

Los niños quieren tecnología…

  

La tecnología es un avance que nadie va a poder parar. Y creo firmemente que una finalidad positiva pretende tener. Solo hay que saber cómo usarla, pero si ya los padres no lo saben, imagínese los niños que ansían un móvil de última generación. Entiendo que los videojuegos se están haciendo muy fuertes en el mercado, y tampoco lo discuto, querido lector. Pero necesito expresar la pérdida de la noción y conocimiento de estas fechas. ¡Regalen libros! ¡Regalen cultura!

¿Hace falta regalar siempre algo? El mejor regalo, desde mi punto de vista, es la propia vida.

No soy cristiano, pero sí he nacido bajo el influjo de la religión. Siempre he sido un niño que, cada 6 de diciembre, ponía el árbol nada más levantarse. La tarde la dedicaba a poner el belén, SIN HACERLE FOTOS. ¿Debemos demostrar qué belén, árbol, casa decorada… es el mejor? Como sabemos, el ser humano terminará por extinguirse antes de lo esperado por nuestra cabezonería y competencia. Cosa que estamos transmitiendo a los niños.

Navidad Cardiosaludable

Querido lector, deje que su cuñado/a, hermano/a, sobrino/a, el perro/a, madre/s, padre/s lleve la razón. No hay nada más bonito que terminar la noche sin que un dolor agudo en el pecho, brazo izquierdo, garganta… le lleve al hospital. Deje la política a los políticos, el fútbol a los futbolistas; no vamos a solucionar el mundo en una cena con la familia, ¿o sí? A lo mejor está usted leyendo esto, señor presidente, que en ese caso le pediría… Bueno mejor le escribo una carta a los Reyes Magos.

Estoy de acuerdo en que, a veces, la familia se puede convertir en un coñazo. Pero ¿a tanto puede llegar para que una persona sufra un infarto? Considero mejor cantar un villancico cuando la conversación llegue al punto de ebullición. El alcohol tampoco ayuda, aunque creo que eso ya lo sabrá.

La Navidad debería ser una fiesta para celebrar en familia (si así lo cree) lo más feliz posible. No se debería aparentar más de lo que se tiene. Según la Biblia, Jesús nació en un pesebre, ¿lo pone usted en duda? Yo ni creo ni dejo de creer, simplemente me adapto a las personas que me rodean. Si tengo en derredor a personas que les gusta la Navidad por su significado, seré igual de feliz que si la celebran por el tiempo, la reunión…

Debemos de ser conscientes de que respiramos, de que debemos vivir el momento y no discutir por cosas que, al día siguiente, después de un paracetamol para la resaca, nos arrepintamos. Seamos fieles a nosotros mismos.    

¡Ayúdanos a mejorar con tu comentario!

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.