Miedo

Miedo

A veces, cuanto todo sale bien
hay algo de mí que muere. 
No sé muy bien por qué. 
Pero sé que mi corazón, 
púgil excelente de miedos, 
ágil controlador de tormentos, 
carece de latidos al poco tiempo. 
No llegando a desvanecer, 
de oír las inmundicias de tu ser. 

¿En qué me estoy convirtiendo?
El titilar de aquella luz desvanece
el deseo de ensoñación.
¡Maldita seas!
Puede que resista, pero
aquella luz se está apoderando de mí.
¡Deseo tocarla y perderme en la fuerza de la noche!
Tal vez algunas manos invisibles me abracen con ansia. 

Si quieres estar al tanto de las novedades de la web, puedes seguirnos en redes sociales o suscribirte a nuestra página

SUSCRIBIRSE

(Sorteos, publicaciones recientes, noticias importantes…)

    ¡Ayúdanos a mejorar con tu comentario!

    Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.