Ambos se dieron la mano, pero cuando fueron a girarse quedaron atrapados en un rayo de sol. Otra dimensión. Otro lugar." Axel Drojan

            RELATOS 

             POESÍA

MICRORRELATOS

 

GUSANOS

Sentía un dolor inmenso de cabeza. No sabía el por qué de ese dolor tan insoportable, así que decidió acostarse un rato y descansar, « a lo mejor se me pasa así », pensó.
Cuatro horas después, la policía lo encontró en la cama con cientos de gusanos carnívoros saliéndole de los oídos.

 

TIC TAC

El reloj marcaba las 8:35, le quedaban varios minutos para que el tren con destino a mi lugar de trabajo llegase. Cuando entré; todos los pasajeros iban vestidos con los mismos ropajes, y todos me miraban a la vez. Voces al unísono decían palabras que mi lengua no entendía. En tan solo varios minutos, me tenían agarrado en la oscuridad de un túnel sometiéndome a algún tipo de ritual. 

Mi alivio llegó cuando desperté en mi cama empapado de sudor. Me vestí, y cuando llegué a la estación, el reloj marcaba las 8:35.

TRIBUNAL DE LOS SUEÑOS

-Si hubiera hecho caso de todos los consejos… no sería lo que soy. Estoy aquí por mi culpa. Nada más. 

– ¿Algo más?

– Nada más, señoría

– Pues entonces, y sintiéndolo mucho, será castigado con cadena perpetua. 

– ¿¡Perpetua!?

– Señor, ha matado a 45 personas, se ha escapado de la policía en 3 ocasiones, ha secuestrado a varios osos, se ha tirado de varios edificios… ¿Continuo?

– No hace falta, señoría. Todo ocurrió en sueños, no lo hice en la realidad…

– Lo siento, señor, pero el tribunal de los sueños no puede dejarlo así. A partir de ahora, no podrá soñar más, ya que es un peligro para los demás soñadores. 

KíKONT

Cuando me acerqué, no pude contener un pequeño grito. Estaba ante el mismísimo Kíkont. Lo único que mi cuerpo hizo fue la mejor reverencia que he podido hacer en mi vida. Tal vez no sopesé antes las consecuencias, pero solo su anillo en el dedo anular ya impone tanto o más que el cosmos. 

Nunca imaginé que me iría a admitir entre sus filas, y por eso amigo mío, me veo en la obligación de hacer que te rindas bajo sus pies o matarte. Espero que sea lo segundo.

El reino de Kolint debe tener una ofrenda lo antes posible, y tú, querido mío, eres el más indicado, ¿no crees? Nos veremos muy pronto. Ah, por cierto, nunca me esperes, todo lo que te he escrito está hecho con tu propia sangre. Todo lo que hago está en los sueños. Sobre todo en los tuyos. Felices sueños, hermano. 

¿Quieres saber más de kíkont? Pincha aquí. 

FAMILIA DESESTRUCTURADA

No se atrevió a decirlo porque temía que lo rechazasen. Pero cada día se sentía más solo. Cada día necesitaba a más personas a su lado.

El hambre era atroz y ya se había comido a todos sus familiares.

 

PARÁSITO

Sintió un movimiento en el párpado derecho. Fue al baño y se vio una pequeña cola blanca que sobresalía por la parte derecha. Cogió la pequeña cola y tiró. Del ojo comenzó a salir una especie de gusano plano. Fino, muy fino. 

El gusano se aferró con todas sus fuerzas al globo ocular, provocándole un punzante dolor mientras movía su cuerpo. Unas gotas de sangre brotaron el ojo. Aguantando el dolor continuó tirando para sacarse el gusano. Sin embargo, lo único que comenzaba a sobresalir era su propio ojo. 

Aquella cosa salía poco a poco; su ojo tras él. Y al cabo de unos segundos y un tirón fuerte, vio el nervio óptico sujetando el globo ocular. Pero dentro… Cientos de huevos comenzaron a eclosionar e introducirse por el lagrimal. Habían construido su casa en la cavidad del ojo y el cuerpo, transformándose en el huésped final. 

 

EN EL FOSO

Si lo hubiera sabido, hubiera puesto más cemento. Jamás imaginé que su perro podría olerlo. Y eso que el foso mide más de 30 metros. 

Si quieres estar al tanto de las novedades de la web, puedes seguirnos en redes sociales o suscribirte a nuestra página

SUSCRIBIRSE

(Sorteos, publicaciones recientes, noticias importantes…)