Teatro de Chéjov

Ivánov, La Gaviota y Tío Vania

Los nombres no es que sean muy cómodos de leer... Todos en ruso. 

Antón Chéjov

¡Me alegro de volver a verte, querido lector!

En este caso me gustaría hablarte sobre un libro de teatro. Un libro en el que viene recogido tres teatros en cuatro actos: Ivánov, La gaviota y Tío Ványa, de Antón Chéjov.

Entre los tres teatros hay muchas conexiones. Desde luego tenemos la vida campera, el desamor (tema principal), falta de dinero…

En Ivánov, un drama en cuatro actos, nos encontramos con un teatro sobre el propio Ivánov, su tío, un médico, una joven, sus padres… Con lo que más me ha costado familiarizarme ha sido con los nombres: todos en ruso. Si me hubiera oído intentar reproducir los nombres, solo me ha salido el título del teatro, y, aun así, se habría podido corregir.

Ya te aviso, lector, de que el personaje del médico es un hombre muy honrado, tanto que nunca va a parar de decirlo.

Luego tenemos a Anna, mujer de Ivánov. Está enferma y, por recomendación del joven médico, no podrá salir, cosa que comenzará a resentir la relación del matrimonio. Aunque ya está tocada por la falta de dinero. Te adelanto que cuando una mujer se casaba, la familia tenía que preparar una dote.

Y claro, no podía faltar la joven Sasha, la chica que está enamorada locamente del viejo Ivánov (no llega al medio siglo de edad).

El protagonista tiene problemas de dinero, su hacienda no da rendimientos y le debe dinero a la familia Lébedev, padres de Sasha.

Kósij, recaudador de impuestos, siempre estará pensando en ganar dinero. Siempre pensará alguna forma de multiplicar el dinero si alguien se lo presta. Es un personaje gracioso, la verdad.

Shabelski, el tío paterno de Ivánov, también se encuentra solo, por lo que tendrá algún encontronazo con Babákina.

Como ya he dicho al principio, los nombres no es que sean muy cómodos de leer, por lo que tuve que estar yendo a la lista de los personajes en varias ocasiones hasta familiarizarme con ellos. Pero cuando pasaba al siguiente, me volvía a pasar lo mismo.

Se me olvidaba decir que hay más personajes, claro; pero pongo los que más me han gustado.

El final del primer teatro me cogió un poco de improvisto, ya que no me gusta intentar estar por delante de la historia, me gusta sorprenderme, aunque a veces resulta imposible.

El siguiente teatro es La gaviota, comedia en cuatro actos.

Este teatro va del desamor, de nuevo, pero con otro tema incorporado. También trata del arte, de la manera en el que se veía. Claro, todo visto a través de los pensamientos y ojos del gran Antón Chéjov. Y también está ambientada en una vida rural, como es de esperar.

La cosa comienza con Medvédenko, el maestro de escuela, hablando con Masha, hija de Shamráyev, teniente retirado, intendente de Sorin, que es el tío de Trepliov, joven aspirante a escritor y protagonista, y Polina, Mujer de Shamréyev.

Masha se queja de infelicidad; el maestro también. Pero ella quiere salir del pueblo, o más bien: quiere descubrir mundo, le atrae la fama.

Trepliov hace un teatro para que lo interprete Nina, la chica de la que está enamorada. Pero la madre de este está celosa de que haya llamado a Nina, ya que Arkádina madre del chico, es actriz de profesión.

Hay que mencionar que Dorn, el médico, tiene un peso muy importante aquí. Sobre todo, al final. Es un hombre correcto.

Pero los acontecimientos se ven trastocados cuando llega Trigorin, un escritor consagrado. Ahí Nina se ve atraído por él. Los celos de Trepliov junto con los continuos enfados con su madre, hará que comience a desvariar.

En unos de los enfados, el más gordo para el chico, se va por ahí y trae una gaviota muerta y algo más. Pero eso lo tendrás que leer tú.

Nina sigue loquita por Trigorin.

El resto tendrá que ser leído, ya que corre peligro el destripe.

En este teatro dejo patente los nombres de los personajes.

Y por último tenemos a Tío Ványa, escenas de la vida rural en cuatro actos.

Aquí se representa todo en el mismo lugar, la casa de Serebriakov, profesor jubilado, que tiene una bella mujer de 27 años, Elena.

En la casa viven: María, madre de Voinitski (Vania) y su sobrina Sonia, hija de Serebriakov y su hermana (ya fallecida) e hija de María.

Aquí se nos presenta el dilema de ser útil cuando la gente exprime a los demás por dinero y después hace lo que le viene en gana sin miramientos. Vania hará uso de su pensamiento crítico para intentar salvar la casa en la viven, ya que, gracias a él, la casa sigue en pie.

Ástrov tiene mucha importancia para hacer que todo funcione, aunque está enamorado de Elena, la joven esposa del profesor jubilado y enfermo. Aunque hay que decir que Vania también lo está.

El médico tiene que ir a la casa del profesor para tratarle del problema que tiene, pero está muy cansado de estar de un lado para otro. Él quiere quedarse en su casa, plantando árboles, que es lo que le gusta. Aunque también le gusta la medicina. Pero cree que el plantar árboles es muy bueno para todo el mundo. Hay un soliloquio muy bueno de este personaje, o al menos para mí.

Los problemas no paran de llegar hasta que, tanto la joven esposa como el profesor, deciden que quieren marcharse de la casa. Aunque el problema de salud de él no se lo permita mucho. Por eso Ástrov tiene que vivir en la misma casa durante la estancia del profesor.

En esta historia está en juego la casa, la vida de tres personas, la felicidad. ¿Llegará la tranquilidad a esas vidas? Y si llega, ¿cómo?

Si quieres estar al tanto de las novedades de la web, puedes seguirnos en Instagram

¡Ayúdanos a mejorar con tu comentario!

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.